Blog del Narco
Loading...

Autoridades que ignoraron la masacre de "Los Zetas" en Coahuila, siguen trabajando para el gobierno

- marzo 17, 2018
PIEDRAS NEGRAS, Coahuila — Varias figuras clave dentro de la Oficina del Procurador General de Coahuila se hicieron de la vista gorda mientras el cártel de Los Zetas secuestraba, asesinaba e incineraba a cientos de víctimas en la parte norte de este estado fronterizo. Cada uno de esos oficiales estatales de alto rango falló en actuar durante y después de las atrocidades emprendidas por uno de los cárteles más violentos de México; sorprendentemente, cada uno de esos oficiales continúa siendo empleado del estado en la misma o en una similar capacidad

Una de las principales masacres sucedió en la comunidad rural de Allende, donde a principios de 2011, Los Zetas comenzaron una feroz campaña de exterminio. Hombres armados recorrían la ciudad persiguiendo a cualquier amigo, familiar o conocido de varios individuos que se habían vuelto contra la organización criminal. Breitbart Texas informó a principios de 2016, después de una investigación de tres meses, esas víctimas, incluidas mujeres y niños, fueron asesinados y sus restos fueron incinerados en hornos y tambos de 55 galones. En un lapso de tres años, se cree que la organización criminal mató a más de 300 víctimas de Allende y comunidades circundantes.

De las 300 víctimas secuestradas, se cree que al menos 150 personas fueron llevadas a la prisión de Piedras Negras, que estaba bajo el control de Los Zetas y posteriormente fueron incineradas. Breitbart Texas ha informado sobre varios casos donde las autoridades estatales han arrestado y procesado a varios pistoleros del cártel vinculados a las incineraciones en la prisión, sin embargo, las autoridades de Coahuila no han perseguido a las autoridades públicas que protegieron a Los Zetas durante su llamado “Reino del Terror”. Reportes subsecuentes revelaron que Los Zetas tiraron cientos de cuerpos en lagos y presas fronterizos incluyendo algunos en Texas.

Durante la masacre, la PGJE en la parte norte de Coahuila fue dirigida por Santos Vásquez quien abandonó la agencia y se fue al sector privado en 2013, dejando su puesto a Patricia Rivera Barrera. Durante su tiempo como Delegada para la Región 1, Rivera no investigó los crímenes realizados por Los Zetas. Breitbart Texas ha confirmado que algunos de los tambos de 55 galones que utilizaron los pistoleros del cártel para incinerar a sus víctimas no se guardaron adecuadamente como evidencia, sino que desde entonces se han utilizado como contenedores de basura en los diversos edificios administrados por la PGJE.

Breitbart Texas ha podido identificar a los diversos agentes que trabajaron con Rivera en la PGJE e ignoró los crímenes que cometieron Los Zetas. Los agentes son: Francisco “Balín” Carrasco Rodríguez, Jaime García de la Peña, Alejandro de León y Olga Lidia Juárez. La mayoría de los agentes continúan trabajando en la PGJE. Barrera ahora trabaja en una bodega de la agencia después de que reprobó un examen federal de confianza.

Aunque ha pasado el tiempo y las comunidades han comenzado el proceso de curación, muchas familias en Coahuila continúan viviendo con la incertidumbre de lo que les sucedió a sus seres queridos secuestrados. Algunos todavía se aferran a la esperanza de encontrarlos vivos.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter