Blog del Narco
Loading...

Ex narco gobernador priista es extraditado por Italia a Estados Unidos

- abril 20, 2018
ROMA .- “Ahora saldré en la prensa, en Internet, quizá en Youtube”, fueron algunas de las últimas palabras de un Tomás Yarrington, impasible, casi irónico, antes de su entrega a los cinco agentes del US Marshal (USMS, por sus siglas en inglés) y la Homeland Security Investigations (HSI), que lo aguardaban en el aeropuerto romano de Fiumicino para trasladarlo a Estados Unidos, ya autorizada su extradición por parte de Italia.

Concluyó así una delicada operación policiaca iniciada la madrugada entre el jueves y el viernes 20 en Italia, en la celda en la que se encontraba el controvertido exgobernador priista en la cárcel de Sollicciano, en la ciudad italiana de Florencia.

Allí, donde Yarrington residía desde el 9 de abril de 2017 —cuando lo capturaron tras cinco años de estar fugitivo— y donde la policía penitenciaria de Italia fue a buscarlo, con el fin de escoltarlo en un viaje en automóvil hasta el principal aeropuerto de Roma.

Su destino: un vuelo de la aerolínea neerlandesa KLM hasta Ámsterdam, y luego otro operado por la compañía United Airlines hasta su destino final, Houston, Texas, para un total de quince horas de viaje transcontinental, y el destino de tener que enfrentarse en Estados Unidos a una decena de cargos por supuestamente haber trabajado para el Cártel del Golfo, Los Zetas y los Beltrán Leyva.

“El avión partió con quince minutos de retraso, exactamente a la 6:45 horas de Roma”, contó a Apro Emilio Russo, director de la Segunda División de Interpol de la Policía italiana y el hombre que estuvo —desde el comienzo de la operación en Italia— al mando de coordinar el intercambio de información entre las autoridades locales, mexicanas y estadunidenses.

Como si no fuera cosa suya

“Yarrington apareció tranquilo, tenía una actitud distante, como si aquello no fuera cosa suya. No tuvo un comportamiento desafiante, pero tampoco sumiso, y habló poquísimo”, reveló Russo.

“Nosotros hacemos muchas extradiciones y hay gente que se desespera cuando los extraditamos, pero él no. No se enojó, no parecía tener miedo. Actuar así requiere de bastante autocontrol”, explicó.

“Cuando llegó al aeropuerto, la policía penitenciaria nos lo entregó para que la policía fronteriza pudiese facilitar su puesta a disposición de los agentes estadunidenses encargados. Éramos unos quince agentes entre las varias fuerzas del orden italianas y los estadunidenses. El intercambio se hizo en una sala del aeropuerto que destinamos a estas cosas. Ahí fue cuando le hicimos las fotos al lado de nuestros agentes y él bromeó, dijo esa frase”, compartió Russo, al añadir que Yarrington también fue despojado de sus pertenencias para su viaje en avión.

“Es una medida de seguridad, para evitar que los detenidos se hieran, o hieran a alguien. Se las volverán a entregar posteriormente, quizá llegado a Estados Unidos”, aclaró tras puntualizar que Yarrington se presentó con una valija para su traslado.

“En verdad los trámites en el aeropuerto fueron rápidos, duraron alrededor de una hora. Él estuvo tranquilo todo ese tiempo”, subrayó.

Menos de 48 horas

En efecto, todo fue rápido, muy rápido en las horas anteriores a la decisión final de Italia de enviar Yarrington al país que lo reclama por los ilícitos supuestamente cometidos por él cuando era gobernador de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos y convertido en unos los más mortíferos de México por la violencia del crimen organizado.

Desde la firma del decreto de extradición por parte del ministro de Justicia italiano, Andrea Orlando -y luego confirmado por la policía italiana—, a la ejecución de la medida que permitió que Italia se deshiciera de uno de sus detenidos más incómodos, no pasaron ni 48 horas.

Ese fue el tiempo en el cual la operación de entrega a Estados Unidos fue comunicada al procurador general en Florencia, Marcello Viola, quien la autorizó, para luego planificar la fase final de la operación: pactar concretamente el lugar y el horario de la entrega con los oficiales y magistrados de enlace estadunidenses en Roma. “No perdimos ni un segundo”, dijo Viola.

Desde México, la entrega a Estados Unidos no suscitó una reacción de calado ni quejas.

La embajada de México en Roma, que en los días anteriores a la autorización de Italia había pedido informaciones sobre el caso al Ministerio de Justicia, no pudo ponerse en contacto nuevamente, después de que se supiera que el traslado de Yarrington a Estados Unidos —y no a México, país que también lo había solicitado— ya era un hecho irreversible.

El último contacto con Estados Unidos, a nivel diplomático, fue la entrega —el 4 de abril— de garantías por parte la División Criminal del Departamento de Justicia estadunidense.

En ese intercambio, Estados Unidos aseguró que Yarrington no será privado de la posibilidad de pedir reducciones de pena si finalmente es condenado por el país norteamericano, tal como pedía Italia para cumplir con su legislación y proceder con el envío.

El hecho de que Italia no tuviese un nuevo gobierno después de las elecciones italianas del 4 marzo —de las que no salió un claro ganador— no bloqueó en ningún momento el avance del procedimiento ni sus consecuencias.

“Más aún, si, una vez condenado en Estados Unidos, México solicita nuevamente su extradición, se deberá pedir la autorización de Italia, como establece el derecho internacional”, aseguró a AproStefano Opilio, el jefe de la oficina de cooperación internacional del Ministerio de Justicia de Italia.

El traslado cerró así la solicitud de extradición de México, la cual había sido frenada el 26 de febrero por los abogados de Yarrington en Italia, respectivamente la poderosa letrada Giulia Bongiorno y Luca Marafioti, el jefe de su defensa italiana.

Ellos fueron los más temidos por las autoridades italianas, las cuales no descartaban sorpresas de último minuto, como la posibilidad de que los letrados presentaran un recurso al Tribunal Administrativo Regional (TAR, por sus siglas en italiano) a la decisión del ministro, una opción no muy común pero posible, según el ordenamiento local.

La rapidez de la justicia italiana en proceder con el traslado, físico, de Yarrington a Estados Unidos fue finalmente lo que lo imposibilitó esa medida, puesto que no hubo tiempo para presentar recurso alguno.

Con ello, la noticia también se hizo pública y, a media tarde del viernes, horario italiano, la policía local también difundió un comunicado y la foto de Yarrington a los medios de comunicación del país, que en su mayoría ignoraron la información.

No fue así, sin embargo, en la sureña región italiana de Calabria, donde el político habitaba antes de ser capturado, en una zona de alta infiltración de la cruenta mafia de la ‘Ndrangheta calabresa, y donde la noticia apareció en los medios de comunicación locales.

“Extraditado en Texas el exgobernador mexicano que se escondía en Paola”, escribió el diario Quotidiano della Calabria, en referencia a esta pequeña ciudad italiana en la que operan los clanes ‘ndranghetistas de los Martello, Scofano, Ditto y los Serpa.

“Tomás Yarrington [es]considerado un fugitivo de extrema relevancia para las autoridades estadunidenses”, escribió la policía.

“La localización, la identificación y la detención fueron fruto del continuo intercambio de información entre el Servicio para la Cooperación Internacional de la Policía y las fuerzas del orden estadunidenses y mexicanas”, agregaron.

Nuevo equipo de abogados

“La llegada del exgobernador a Estados Unidos es un evento para el que nos hemos venido preparando desde hace meses”, comunicó el abogado Carlos Gutiérrez, jefe internacional de la defensa de Yarrington, en una nota enviada a Apro.

“La defensa recibe la noticia con dos convicciones: la primera, que su envío a Estados Unidos confirma la victoria respecto de la extradición a México, y la segunda que, hoy por hoy, el equipo de abogados debe estar (como lo está) totalmente concentrado en los procesos americanos”, añadió.

“Estamos listos para este escenario y estaremos decidiendo los pasos siguientes según como avancen los trámites de su llegada a Estados Unidos”, precisó.

“Tenemos un nuevo equipo de abogados. Aún no hemos querido dar la noticia porque es parte de la estrategia que estamos definiendo”, agregó Gutiérrez.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter